POR JINETEAR EL DINERO

Por Sergio Mejía Cano

Muchas veces solemos confundir lo efectos con las causas y viceversa. Como ahora que persiste el bloqueo de las vías férreas en el estado de Michoacán en donde integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) mantienen un plantón sobre las vías del ferrocarril en demanda de que se les pague lo que se les debe, según ellos.

El efecto desde luego es todo lo que significa este bloqueo del tránsito de los trenes que no pueden circular para no pasar por encima de quienes están encima de las vías, ya que las mercancías que están varadas no han podido llegar a su destino afectando a los clientes que las están esperando para comerciar o producir; así que son muchos efectos los que produce una causa que se origina entre quienes están al mando de la Secretaría de Educación de dicho estado por supuestamente dejar pasar un conflicto que  ha ido creciendo día con día, por lo que no es muy descabellado que tal vez por la costumbre del pasado de dejar pasar las cosas porque al fin y al cabo nada se resolvía tal y como pasó con el Sector Salud.

¿Por qué la CNTE sigue provocando con estos bloqueos? ¿Serán acaso puro capricho de sus dirigentes? Porque uno de los motivos principales que habían esgrimido los integrantes de la CNTE fue la mal llamada reforma educativa que según se dice, ya se le dio para atrás; sin embargo, al parecer siguen los reclamos por lo que casi siempre suceden y que vienen a redundar tal y como dijo cierta vez un clásico nayarita: en pesos y centavos. Y obviamente que no es poca cosa cuando e reclaman recursos económicos, pero sí se debe de revisar de bien a bien si los reclamos tienen fundamento o son ficticios únicamente para hacer la mosca chillar.

Se supone que nada cuesta saber administrar bien cualquiera dependencia gubernamental siempre y cuando se paguen a tiempo salarios, bonos y prestaciones, etcétera; pero al parecer en nuestro país se hizo una costumbre de dejar de pagar algo, posiblemente como un caldo de cultivo para ver cuáles serían los efectos y si se les podrían dar largas a esas faltas de pago y, si era chicle y pegaba, pues más que mejor.

Se podría decir que todo esto comenzó allá en los años 80 del siglo pasado en el sexenio de Miguel de la Madrid Hurtado, cuando de pronto los bancos comenzaron a dar un mil pesos por cada millón invertido a plazo fijo (recordemos que en esos años ya se manejaban millones debido a una inflación galopante que se viene arrastrando desde finales del sexenio de Luis Echeverría Álvarez), por lo que a mucha gente le dio por retener pagos tanto de nómina como a proveedores para, según se documentó en su momento, “jinetear” el dinero para sacarle el jugo posible invirtiéndolo a plazo fijo ya fuera a uno, tres o seis meses, por lo que se hizo común que de pronto se retuvieran pagos de equis dependencia y hasta de empresas privadas y todo porque quienes administraban el dinero lo invertían a plazo y muchas de las veces las fechas no coincidían por lo necesariamente tenían que esperar el tiempo para poder retirar los intereses que les generara un dinero que obviamente no era suyo sino de la empresa o del gobierno en turno; pero, como daban un mil pesos por millón, todo esto era muy atractivo para hacer esperar a los que esperaban sus pagos y que por fuerza se tenían que esperar.

Así que como no hubo nunca reclamos fuertes y a pesar de que ya los intereses no son atractivos como en aquellos años de los 80, por alguna extraña razón se siguió la práctica de retener salarios y prestaciones tal vez con el fin de incomodar a alguien o como una palanca de presión o simple y sencillamente, para desestabilizar ciertos sectores.

Esto que reclama la CNTE se podría investigar y llegar al fondo del asunto yendo hacia atrás y ver el porqué y para qué se les dejó de pagar todo eso que reclaman, y si acaso se encuentra de que no hay nada que les deban sino que nada más alguien los está financiando en su movimiento, pues ni modo, a juzgar y sentenciar a quienes ahora sí, están atacando las vías generales de comunicación, porque la interrupción del tránsito de los trenes sí se considera ataque por ser un área estratégica u esencial para el transporte de mercancías e indispensable para el país, aunque las líneas estén concesionadas a la Iniciativa Privada tanto extranjera como nacional, pero el transporte de las mercancías se hacen dentro de nuestro país. Ojalá y pronto se resuelva este asunto.

Sea pues. Vale.

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

COMENTA, NOS INTERESA TU OPINIÓN SOBRE EL ARTÍCULO


rss

feed-image Entradas del canal electrónico

Free Joomla templates by L.THEME