EL AGRADABLE ABRAZO DE LA MADRE NATURALEZA

Por Sergio Mejía Cano

El Senado de la República pospuso nuevamente el debate para la regularización de la marihuana con el pretexto de que hay varias presiones externas al respecto; sin embargo, esto podría ser más bien a que en realidad a algunos senadores no les interesa en sí legislar sobre la mota tal vez y supuestamente dizque para no incrementar el número de adictos una vez que se libere el uso, cultivo y portación del zacatito vacilador.

Pero no es nada más para esto de lo lúdico que se pretende legalizar el uso y consumo de la cannabis, sino también para desarrollar aún más sus facultades médicas, pues ya está comprobado científicamente que la marihuana contiene propiedades curativas que podrían remediar diferentes tipos de malestares en la humanidad.

Persiste en el pensamiento de gran parte de los mexicanos que las drogas naturales son por demás dañinas, pero de ser cierto esto, entonces la misma Naturaleza no las proveería; y si bien hoy en día se persigue tanto a los productores como a los consumidores de drogas, entonces ¿por qué no procesar, sentenciar y encarcelar a la misma Naturaleza siendo que es la mayor productora de enervantes? Pues obviamente porque la Naturaleza no se equivoca, y si silvestremente ha hecho que se produzcan todo tipo de plantas, matas y todo tipo de vegetación desde tiempos inmemoriales, entonces ¿para qué buscarle tres pies al gato? Si la Naturaleza produce el peyote, la mota y todo tipo de plantas medicinales es por algo, y no nada más para uso de los humanos, sino que otras especies hacen uso de todo lo que altera el cerebro de los humanos. Lo que pasa es que alguien pensó en el pasado que cómo era posible que cierto tipo de felicidad y de poder viajar libremente, hacer más conciencia y fortalecer más al cerebro humano saliera en forma gratuita, así que ese alguien ideó que habría que cobrar por sentir el abrazo de la Naturaleza, ¿pero cómo hacer que no fuera gratis ese viaje por el universo? Pues prohibiendo su uso y desde luego su cultivo para así, matar dos pájaros de un tiro: sembrar para después vender clandestinamente estos productos naturales persiguiendo a quien osara producirla y usarla así nomás porque sí; y desde luego aprovechando la frase tan popular de que lo prohibido llama más la atención.

Así que todo viene a redundar en lo que dijo alguna vez un clásico nayarita: en pesos y centavos y nada más; porque es probable que en realidad la prohibición de la marihuana no sea dizque por la salud de los mexicanos, sino para engordar cada vez más los bolsillos de quienes están a favor de su prohibición.

Esas presiones externas que alega el Senado de la República para tener en la congeladora el dictamen de la legalización de las drogas, podrían ser de parte de quienes verían afectados sus bolsillos en caso de que se legalizara el uso y consumo del zacatito vacilador, incluso hasta de algunos grandes laboratorios farmacéuticos que ven una amenaza en las propiedades curativas de la cannabis, el peyote y otras plantas hoy prohibidas para el consumo humano.

Se alega por parte de los detractores de la marihuana, de que es el primer paso para entrar a otras drogas más fuertes; sin embargo, es como todo, ya que por ejemplo he ahí el alcohol, que está comprobado que su consumo produce más estragos que cualquier otro tipo de drogas. Y como se dice claramente que para todo hay gente, pues no porque haya casi en cada esquina depósitos de vinos y licores y de cerveza, todo mundo ande briago a diario, claro que el que quiere emborracharse no necesita que le pongan una pistola en la sien; así que en caso de que se llegara a legalizar la cannabis, ni modo que todo mundo vaya a andar marihuano a todas horas, pues queda claro que el que quiere va y el que no, pues nomás no.

Lo malo de que se llegaran a legalizar las drogas naturales, es que podría incrementarse el uso de las drogas sintéticas de las que han comenzado a aparecer infinidad de este tipo de enervantes que esos sí, destruyen el cerebro a la primera; si antes se decía que el cemento pegamento y el thiner destruían el cerebro irremediablemente, las drogas sintéticas actuales que se dice las preparan con raticida, líquido de baterías de vehículos y hasta cal entre otros productos químicos, esto sí que destruye el cerebro humano a las primera de cambio convirtiendo a sus consumidores en viles zombis. Así que bien regulado el uso de la mota, sería más benéfico que dañino; y desde luego, tal vez acabaría con el uso de drogas sintéticas.

Sea pues. Vale.

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

COMENTA, NOS INTERESA TU OPINIÓN SOBRE EL ARTÍCULO


NUESTROS OPINADORES

 

 

 

 

 

 

rss

feed-image Entradas del canal electrónico

Free Joomla templates by L.THEME