LOS GASES SON MÁS PELIGROSOS QUE LOS LÍQUIDOS

Por Sergio Mejía Cano

Terrible en verdad la tragedia sucedida en el estado de Hidalgo. Horribles escenas al respecto se han estado trasmitiendo más a través de las redes sociales que en los medios informativos, con el riesgo de que las que se miran en las redes muchas de ellas podrían estar trucadas para darles un mayor realce sin importar que con ello se falte al respeto tanto a las víctimas como a sus familiares.

Desde luego que el mundo es mundo debido a la diversidad de pensamiento entre la humanidad; sin embargo, lo que sí es muy cuestionable son los comentarios que hacen mofa de este suceso pero más de las víctimas, pues se han visto hasta burlas al respecto. Pero afortunadamente son más los comentarios de condolencias porque ahora sí, haya sido como haya sido, ya están descansando.

Obviamente que también hay ciertos sectores de la sociedad que han estado queriendo llevar agua a su molino tergiversando información respecto a de quién es la culpa, si este o el otro, etcétera. Lo que sí queda claro es que tiene que haber uno o más responsables de esta terrible tragedia que ha enlutado no nada más al estado de Hidalgo, sino a todo el país. Y desde luego que ahí está metida la mano humana porque los ductos conductores de los hidrocarburos no se perforan solos; si acaso se podrían dañar con el tiempo debido a lo corrosivo que pudieran ser los productos que pasan a través de ellos o por fatiga del material y hasta porque posiblemente se utilizó en su construcción material de ínfima calidad. Pero de que se perforen solos en determinados puntos, obviamente que ahí es donde entra la mano humana; manos criminales se podría decir debido a lo que significa para el país el robo de los combustibles y porque detrás de esas perforaciones a los ductos está el máximo dolo posible, nada que por necesidad o hambre, sino dolo simple y sencillamente.

La mayoría de los mexicanos tenemos una cultura muy pobre respecto a respetar lo ajeno, tal como es el caso cuando se accidenta un tráiler con equis mercancía y que esta sufre la rapiña de los pobladores del entorno a donde sucedió algún accidente de este tipo y, si el accidente acontece en algún lugar alejado de alguna población, muchos automovilistas que se dan cuenta del accidente de un tráiler, detienen sus vehículos y van a ver que se agencian y lo peor es que se han documentado casos de que no auxilian al conductor del tráiler por estarse dedicando a la rapiña.

Así que en la misma forma, ahora se ha dicho que muchos de los pobladores que resultaron quemados no se dedicaban precisamente al saqueo de los combustibles, sino que viendo la posibilidad de cargar gasolina gratis fue que se acercaron al ducto del que emanaban grandes chorros de gasolina; sin embargo, quienes se acercaron al ducto dañado ¿no previeron el riesgo que todo esto podría significar? ¿Qué acaso ignoraban por completo que más peligroso que la gasolina misma son los gases que de ella emanan? Porque según los que saben, hay que tenerle más miedo a los gases que al líquido en sí; así lo dijo cierta vez un señor que se dedicaba a soldar tanques para la gasolina de los vehículos automotrices, pues comentaba que el peor error que podría hacer un soldador era tratar de soldarlos vacíos, por lo que él los llenaba de agua y otras substancias pero jamás vacíos porque no dejaban de contener gases de la misma gasolina que no se disipaban tan fácilmente.

Así que como siempre, especulaciones no se hicieron esperar en cuanto a la tragedia del estado de Hidalgo, que fue por esto que por lo otro, que allá, que acullá, que fue teté, etcétera. Lo que sí podría ser un hecho es que el aire en el entorno a donde sucedió la explosión estaba cargado de gases generados por el líquido que se estaba derramando y cualquier chispa pudo haber sido la que terminó por incendiar todo aquello, porque todo esto fue un efecto de la causa que fue la perforación del ducto que, se ve en las imágenes, aventaba fuertes chorros de líquido que, de acuerdo a las autoridades, era gasolina de alto octanaje, así que cualquier persona con dos dedos de frente podría intuir que aquello pronto podría convertirse en un pandemónium por cualquiera fricción que pudiera provocar una chispa por más pequeña que fuera esta debido a esos gases que son más explosivos que la gasolina líquida en sí, según los que saben y hasta los que no sabemos, pues cuando hay fugas de gas doméstico no se ve líquido alguno pero es altamente peligroso y si no explota, sí intoxica a la gente.

Sea pues. Vale.

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

COMENTA, NOS INTERESA TU OPINIÓN SOBRE EL ARTÍCULO


rss

feed-image Entradas del canal electrónico

Free Joomla templates by L.THEME