MIENTRAS DEFIENDA A TRABAJADORES, SON BIEN EMPLEADAS LAS CUOTAS SINDICALES

Por Sergio Mejía Cano

De nueva cuenta el Sindicato Único de Trabajadores al Servicio del Estado y Municipios (SUTSEM), comandado por la señora Águeda Galicia Jiménez, se manifestó ahora bloqueando la entrada a varias dependencias gubernamentales y el Congreso Estatal; y de nueva cuenta muchos medios informativos enfatizan más las supuestas molestias a terceros que dar a conocer el fondo del porqué de las protestas de dicha asociación sindical.

De un tiempo para acá, no nada más en Tepic, sino en varias partes del país cuando hay plantones y manifestaciones de protesta bloqueando calles y avenidas por lo mismo, muchos medios informativos señalan más las posibles molestias a otros ciudadanos que ni la deben ni la temen por aparentemente no tener nada que ver en el asunto, aparentemente, porque la capital nayarita a falta de industria y comercio, muchas de las familias dependen de la burocracia, así que ni modo que los ciudadanos que tienen familiares trabajando en la burocracia y que están afiliados al SUTSEM se sientan molestos porque sus parientes estén apoyando el movimiento sindical para resarcir posibles agravios en cuanto a pago de prestaciones y prebendas. Precisamente esto es lo que los medios encargados de la difusión de noticias deberían de investigar a fondo para que la opinión pública se entre de dos o más puntos de vista para analizarlos y tratar de entender si los manifestantes tienen un grado de razón o si nomás por gusto les da por causar molestias a otra parte de la población.

No ha de ser muy difícil investigar para saber si es cierto que se les adeuda todo lo que dice la dirigente del SUTSEM o si nada más es un farol para engatusar a sus seguidores y agremiados; y en caso de que se llegara a comprobar que sí se le adeuda determinada cantidad al sindicato de burócratas, entonces cuestionar al gobierno estatal en turno sobre por qué esa anomalía en las cuentas; cómo fue que comenzó a faltarles lo que dicen que se les adeuda. Así de fácil.

Pero más fácil es yendo hacia atrás hasta el principio de cuando se le comenzaron a autorizar tantos aumentos, bonos y días de aguinaldo a la clase burocrática y por qué si antes se les cubrían, por qué ahora no y que hasta muy difícil se les hace a los gobiernos tanto gubernamentales como municipales cubrir todo aquello que ya está acordado y autorizado de antemano. Aunque queda claro que el número de afiliados a dicho sindicato ha crecido en cuanto a basificación de trabajadores, pero también ha crecido la población y por ende la captación de impuestos, por lo que proporcionalmente vendría a ser la misma carga y por lo tanto todo quedaría igual que siempre.

Ya ha quedado claro que doña Águeda Galicia cuenta con miles de seguidores y que relativamente le ha pasado lo mismo que con el actual Presidente de la República, que mientras más los atacan más lo fortalecen ante sus seguidores, porque en este caso de la dirigente sindical del SUTSEM, mientras se enfoquen las batería a atacarla diciendo que nada más busca su propio provecho, la clase trabajadora afiliada a su sindicato y también los de otros tantos, ven la realidad de que sí podría estar luchando por el beneficio de la clase trabajadora y no viendo por sus propios intereses, porque a estas alturas de su edad perdería más si en dado caso traicionara a sus agremiados, porque debe de estar consciente de que no es eterna y que quiere dejarle a los sindicalizados buenos salarios y prestaciones laborales en vez de dejarlos en la calle.

Por lo regular ha habido voces que señalan a doña Águeda que se queda con las cuotas sindicales; sin embargo, al preguntar esto a varios burócratas de ambos sexos, afirman que esto no les va ni les viene mientras su sindicato los defienda en todos los sentidos en contra de funcionarios que en cada cambio de administración llegan muy prepotentes y quieren tratarlos con la punta del pie; aunque eso sí, reconocen que hay compañeros de ellos que se pasan en cuanto a la flojera para cumplir con sus labores encomendadas, pero es como en todos los rubros laborales: hay quien pone todo de su parte y los hay que esperan su parte de todos.

Una señora trabajadora del municipio comentó que por ejemplo si ella se compra un par de zapatos no le interesa qué haga el dueño de la zapatería con el dinero que pagó por ellos; igual con la cuota sindical, si Águeda se queda con ella, no le interesa porque el sindicato la ha defendido cuando lo ha necesitado, por lo que considera bien empleada su cuota sindical.

Sea pues. Vale.

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

COMENTA, NOS INTERESA TU OPINIÓN SOBRE EL ARTÍCULO


NUESTROS OPINADORES

 

 

 

 

 

 

rss

feed-image Entradas del canal electrónico

Free Joomla templates by L.THEME