EN NAYARIT, LOS PARTIDOS..., ¡PARTIDOS...!

Por Luis Ignacio Palacios

Desde hace algunas semanas –meses- en Nayarit se dieron los prolegómenos para la sucesión gubernamental, prácticamente faltan dos años para el cambio de gobierno, sin embargo, fiel a sus tradiciones, los nayaritas que se sienten merecedores del voto ciudadano ya andan más que apresurados para el arranque del primer proceso, el interno de sus partidos.

Y solo tres, son los partidos políticos de la entidad que tienen posibilidades ciertas para ser electos sus candidatos; MORENA, PAN Y PRI; y párale usted de contar.

MORENA

La obviedad nos indica que MORENA, aún con lo disminuido de la presencia política de AMLO, merced a sus desatinos, ocurrencias y recortes del gasto público en todos los frentes que ha ordenado el modelo presidencial, de pauperizar al máximo el aparato del Estado mexicano, tiene el hándicap a favor.

Sólo que, como no son un verdadero político, sino una suma de intereses de pequeños grupos de ex militantes de otros partidos, el escenario interno es, por decirlo de una manera decente una contienda a muerte al más puro estilo siciliano; dirigentes sin oficio político, carecen de mística partidaria y lo normal, es la descalificación extrema y la expulsión de sus filas de los opositores.

Ignoramos si a ese sujeto que le llaman el “superdelegado” del gobierno de la república Manuel Peraza, también intervendrá en el proceso interno de MORENA, y si es así, entonces, ya se chingó por completo, merced a los dislates y ejercicio patrimonialista de su representación.

Ahí, el político más experimentado y aún no contaminado de las miasmas del poder, es el galeno Miguel Ángel Navarro Quintero, el panorama es el de fracturas internas, grupúsculos que impiden el trabajo sustantivo de un verdadero partido político.

ACCIÓN NACIONAL

Su nueva dirigencia estatal, a cargo de Juan Guerrero, le dio un matiz democrático en el proceso en que gana el liderazgo; sigue esta concesión partidaria en el patrimonio político del clan de los Echevarría García, y por ende, el mayor enclave de presencia en su militancia, con grupos de importancia desplazados, la vieja guardia de este partido que los consideran advenedizos.

Acción Nacional, tiene aún que acreditar que se sabe recomponer luego del desastroso desempeño en la campaña presidencial, la cual merced a la necia, obstinada y torpe actuación de Ricardo Anaya, atomizó al partido en todo el país; su actual dirigente Marko Cortés, no ha acreditado la necesaria capacidad de convocatoria para levantar ánimos y ambiciones renovadas.

Su presencia en Tepic, sirvió para el arranque a los trabajos internos de su partido para la sucesión gubernamental, y de entrada, la anticipación de que solo tres militantes son los predestinados, de donde saldrá el futuro candidato a las elecciones estatales: oootra vez Martha Elena García; el mejor cuadro que tienen Polo Domínguez, y la advenediza Gloria Núñez Sánchez. ¿Y Jaime Cuevas...?

Supuestamente, el gobierno de Toño Echevarría es panista; sin embargo, su inacción en política sustantiva, y el normal deterioro del ejercicio del poder, lo tienen mal posicionado en el imaginario colectivo electoral, veremos si a la hora buena de apoyar campañas, este gobierno cumple con su elemental función, o si de plano seguirá como alfombra de AMLO.

PRI

En la más triste y deteriorada condición que se le haya visto en México, luego de la transición pactada con AMLO, el histórico partido de los mexicanos, se encuentra como nunca dividido en su nomenclatura; con pocos militantes atractivos al electorado, hoy se debate en la contienda interna para elegir la dirigencia nacional.

Entre el candidato aliado con AMLO o la candidata de una amplia militancia, se debate la dirigencia nacional, que de la manera más típica del viejo PRI va a impactar en el proceso interno local para la nominación de candidatos al próximo proceso electoral.

Ahí quedan los hombres y mujeres derrotados del proceso anterior, sin recursos ni imaginación para la política sustantiva, se debaten en pequeñas grillas internas y se han alejado de la histórica militancia, los hombres de los dos últimos ex gobernadores del tricolor, son los protagonistas de la batalla interna; ganará el que tenga los recursos suficientes para movilizar la militancia a la hora del proceso interno.

Empero mientras se pelea en la nomenclatura, uno de ellos, el que hizo triunfar a Peña Nieto aún sin venir a Tepic en campaña, está rehaciendo sus redes y acreditando que tiene cuerda para rato, con objetivos claros trabaja en consecuencia, hemos de ver resultados a la hora de las decisiones internas.

LA POLÍTICA DIGITAL

Todos los partidos políticos, al parecer no se han percatado de lo que implica la revolución de la tecnología de la información en nuestra sociedad, desde hace lustros, en otras latitudes del mundo occidental, los medios e instrumentos de comunicación política aceleraron su ritmo, crearon las redes ciudadanas que suplieron a los partidos y remodelaron su historia, sus gobiernos en el Magreb africano, en Islandia.

Y con sus singularidades en España, más recientemente Podemos y Ciudadanos, como partidos, han causado un fuerte impacto social y mediático y su avance en las urnas ha significado un quiebre en la lógica tradicional del reparto del poder en España entre el Partido Socialista Obrero Español y el Partido Popular.

Estos movimientos, propios del siglo XXI, emergen con la revolución de la tecnología de la información.

La gente, el ciudadano común, la clase mediero desclasado, a pesar de sus contextos culturales, económicos y políticos tan diferentes, le dieron racionalidad a su sentimiento de empoderamiento, sentimiento que nace de la indignación en contra de los gobiernos y la clase política, en su opinión de la democracia fallida.

En México y en Nayarit no es ajeno, existe la indignación ante las complicidades no tan ocultas de las élites políticas con los intereses más oscuros de la nación.

Se ha construido una nueva cultura cívica, irreverente, anti formal, que desacraliza la vida de los partidos políticos, superaron sus miedos mediante la unión forjada en las redes del ciberespacio, que luego pasa a los espacios urbanos.

Esta nueva generación de activistas, descubrieron nuevas formas de cambio político, con la capacidad de comunicarse y organizarse en forma autónoma; fuera de las reglas habituales del control político tradicional.

Existe una nueva cultura en la cual nuestros políticos locales son unos legos, dado que no se percatan que o que se descubre con la analítica web son más que datos: es el comportamiento de los usuarios.

Y sí, las nuevas tecnologías, democratizan las formas de hacer política; en el siguiente proceso, ¿podrán lograrlo nuestros partidos, partidos...?

Contacto. - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

COMENTA, NOS INTERESA TU OPINIÓN SOBRE EL ARTÍCULO


NUESTROS OPINADORES

 

 

 

 

 

 

© Revista Perfiles. Periodismo independiente, información y opinión ciudadana para ciudadanos.

rss

feed-image Entradas del canal electrónico

Free Joomla templates by L.THEME