LA RENUNCIA DE PEDRO ANTONIO

Por Luis Ignacio Palacios

Inesperada, llegó el documento al pleno del Concejo de la Judicatura, el cual a su vez lo que tiene que procesar y remitir al Congreso del Estado, cuyos integrantes tendrán que calificar “la gravedad” de la causa para hacer procedente la renuncia a la magistratura de quien fuera el presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado, el doctor en derecho constitucional Pedro Antonio Enríquez Soto.

Sin embargo, la ruta que el texto constitucional nos marca, es que debe ir el mismo interesado a decirles a los diputados integrantes de la XXXII legislatura del Congreso local, cuál es la “causa grave” que le conminaron a presentar tal renuncia.

La obviedad es manifiesta, señalado como eje conductor de lo que se ha dado en llamar “la estafa maestra” por los investigadores de la Fiscalía General del Estado, el caso de las clonaciones de juicios hipotecarios para recuperar la cartera vencida del Infonavit de varias entidades de la república y que en cuarto juzgados de la entidad fueron operadas las duplicaciones de tales procedimientos.

Es de dudarse que Pedro Antonio comparezca ante los diputados, la renuncia es una jugada política procesal, puesto que así, como ex magistrado evita el juicio político y la declaratoria de procedencia para que la Fiscalía general puede citarlo para imputarle los ilícitos de la carpeta de investigación del caso Infonavit que ya la tienen implementada, el corolario es que, sin el fuero de magistrado, queda expuesto como cualquier cristiano a la acción de la causa penal.

En cualquier momento podrá ser citado por el juez de control.

Cuando explotó el caso Infonavit, recién había iniciado el gobierno del presidente López Obrador, se supo que de inmediato Pedro Antonio fue a entrevistarse con su amiga Olga Sánchez la ex ministra de la SCJN y Secretaria de Gobernación, quién no le dio cobijo político, sino que le recomendó con el subsecretario responsable de ver este asunto; que hoy se sabe, el gobierno de la república no tiene interés alguno.

¿Será acaso por qué el ex director del Infonavit, José Murat ahora es el gobernador de Oaxaca y lleva una espléndida relación con el presidente Andrés Manuel López Obrador...?

Es mucho conjeturar al respecto sin datos veraces a la mano; quizás el ex magistrado presidente, se dedicó a estudiar derecho penal, materia en la cual era un lego; y, finalmente decidió enfrentar ante la justicia las consecuencias de sus actos y omisiones.

O quizás ya tuvo vergüenza personal, y decidió actuar en consecuencia, cansado de ver la mirada triste en el rostro de su hija que sufre la pena ajena de todo lo que se ha dicho de su padre…

¡Total...! no es delito grave y bien puede negociar con la fiscalía algún medio alternativo anticipado del juicio, o en última instancia irse por el procedimiento abreviado y enfrentar sus resultas en libertad, porque de que el asuntito ése le dejó recursos, si le dejó, dicen los que conocen las tripas del caso Infonavit, que recibió cantidades de ocho cifras…

Dicen…

Contacto. - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

COMENTA, NOS INTERESA TU OPINIÓN SOBRE EL ARTÍCULO


NUESTROS OPINADORES

 

 

 

 

 

 

© Revista Perfiles. Periodismo independiente, información y opinión ciudadana para ciudadanos.

rss

feed-image Entradas del canal electrónico

Free Joomla templates by L.THEME