EL ÚLTIMO REY DEL NEOLIBERALISMO

“Estoy tan bien que no me doy

cuenta de lo mal que estoy”

Miguel Mateos

Por J. Gerardo Rodríguez Rdz.

Los acontecimientos recientes en la escena nacional son indicativos que algo no anda bien; desde mi perspectiva muchas cosas no andan bien, pero dejemos ahora el punto con que al menos debe haber sospechas que las cosas no están del todo bien.

Germán Martínez Cázares, un profesional de la política, había asumido el cargo de director del Instituto Mexicano del Seguro Social el día 1 de diciembre de 2018. Considero que su labor en estos cinco meses fue gris; sin embargo, eso le da para ser de los mejores elementos del presidente. Digo gris porque los últimos años en el IMSS considero se estuvieron haciendo correctamente, intentar mantener la cobertura, pero tratando de ir saneando las finanzas del instituto, situación que está crítica. Sin embargo, lo que ha sucedido de diciembre a la fecha ha sido un recorte (draconiano como lo comentamos al inicio del año cuando se realizó la columna sobre el tema) al presupuesto hecho con machete, sin filo; lo que ha ocasionado muchas injusticias y irregularidades financieras.

No necesitamos la carta publicada por Germán Martínez puesto que ya sabemos en la situación que está el IMSS y otros organismos del Estado mexicano. Ahora, que lo exponga de manera tan elegante para echarle la culpa a Hacienda, cuando sabemos que el Secretario de Hacienda no realiza sus actividades por su cuenta, sino que recibe órdenes. El presidente está detrás del presupuesto y de la decisión de Hacienda, ningún funcionario mueve un dedo sin autorización o compromiso con el presidente, quién no lo piense diferente es ingenuo. Por otro lado, es curioso que se señale que es el primer funcionario que le renuncia, recordemos que ya ha intentado Marcelo Ebrard y Olga Sánchez Cordero; sin embargo, en ninguno de los casos le conviene al presidente en escasos meses de arranque de sexenio, puesto que el “encargado” de la política exterior y la “encargada” de la política interior renuncien tan pronto es sentido inequívoco de que el rumbo no anda bien.

Esto me recuerda una gran película norteamericana, basada en hechos reales, llamada El Último Rey de Escocia (The Last King of Scotland), película dirigida por Kevin MacDonald y protagonizada por Forest Whitaker y James McAvoy, basada en la novela histórica de Giles Foden.

Esta película, es un acercamiento a la figura del dictador de Uganda Idi Amín. Gran película que le valió su primer Oscar a Forest Whitaker como actor protagónico.

Estimado lector, usted preguntará porqué estos acontecimientos me recuerdan a la película que realiza una radiografía de un dictador, pues por dos ideas.

La primera puesto que el personaje de McAvoy es un médico escocés que deja el campamento de médicos sin fronteras para volverse el hombre de confianza del presidente de Uganda, es responsable de los servicios médicos y de la salud de la familia del dictador.

Los servicios de salud eran limitados y deficientes, pero aspiraban a tener los servicios médicos que se tenían en Reino Unido.

La segunda idea es la más clara del porque relaciono estos momentos que describo con la obra de Kevin Macdonald. Llega un punto en la historia, como sucede regularmente en el primer círculo del poder, que se pierde la noción de las cosas, que realmente crees que estás haciendo lo mejor para los gobernados, y que el pueblo debe estar agradecido, porque así debe ser.

La posición de poder nubla la visión y están convencidos que están haciendo las cosas de manera correcta; cobertura de salud universal, abatimiento de la pobreza, todo alrededor de la figura magnética y carismática del líder y dictador.

Poco a poco, el personaje que interpreta James McAvoy, se empieza a dar cuenta que están lejos de lograr esos objetivos, la población se enferma y no hay medicamentos, tiene hambre, empobrece más y existen limpiezas étnicas terribles, con tribus que no son las afines al dictador. Y esto es lo que pasa con el gabinete y el presidente, no se dan cuenta. Se sienten bien por ostentar el poder, pero no se dan cuenta de lo que está pasando en realidad, es como embriagarse de poder y que se nuble la vista.

El neoliberalismo (que tanto pregona como anti Cuarta Transformación López Obrador) es el que están accionando en este momento desde la Secretaría de Hacienda, pero no con un afán de cuidar el gasto y no comprometer el presupuesto de las futuras generaciones como indica esta corriente neoclásica; sino que son ajustes de carnicero a un presupuesto, sin medir consecuencias de los recortes, para gastar más pero en políticas clientelares para regalar dinero a la población. Es decir, no es lo mismo recortar el gasto en comunicación social que en Salud. Y aquí el dinero se direcciona a política social y a PEMEX. Pero surge una pregunta que la considero fundamental en este punto: Usted lector, si es derechohabiente, si aporta cada quincena para el Seguro Social, si su patrón aporta su parte para que usted goce de esos servicios; usted espera que ese recurso se quede ahí, no que vaya a otras prioridades del gobierno. Si el servicio ya no era bueno en los últimos veinte años, imagínese ahora que se espera será peor.

Al menos Germán Martínez lo vio; y aunque el presidente diga que no coincida con él, debe existir de manera interna un conflicto muy grande. El problema que la respuesta del presidente fue colocar en el lugar de la dirección del IMSS a otro político, pero incondicional, y en esto no hay nada más peligroso que la incondicionalidad. Lealtad es necesaria, incondicionalidad es perniciosa.

EL CORAZÓN DE LOS STARK.

Tal vez sea la última serie de televisión masiva, creo que el fenómeno que se creó será irrepetible por la cada vez más amplia oferta de contenido visual. Games of Thrones será recordada como ese ultimo fenómeno masivo mundial. Y en ese afán de mostrar series con protagonistas antihéroes o, incluso, villanos, es grato que todavía haya escritores que privilegien a los buenos, la familia Stark es Héctor (Iliada) en un mundo que parece que desea que le colmen de contenido con más Claudios (Hammlet).

Carpe Diem

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

COMENTA, NOS INTERESA TU OPINIÓN SOBRE EL ARTÍCULO


NUESTROS OPINADORES

 

 

 

 

 

 

rss

feed-image Entradas del canal electrónico

Free Joomla templates by L.THEME