DIFÍCIL PARA MIEMBROS DEL SPAUAN DEFINIR SU VOTO

Por Manuel Rueda

Un difícil momento pasan los académicos de la Universidad Autónoma de Nayarit (UAN), ya que enfrentan un proceso de cambio de dirigencia en el Sindicato de Personal Académico de la Universidad Autónoma de Nayarit (SPAUAN). Difícil, no porque exista una gran competencia, sino porque ya saben a quién no respaldarán, pero se les complica saber por quién se decidirán, porque aseguran no llenan sus expectativas.

Y sí, de acuerdo a los comentarios del profesorado universitario,  uno de los candidatos, Francisco Haro Beas, realiza un trabajo “tradicional” ya que al parecer sí está creyendo que la percepción de ser el “oficial” es real, a pesar de que por todos los medios la administración que encabeza Jorge Ignacio Peña González ha manifestado que no respaldaría a ninguno de los candidatos e incluso advirtió que si alguno de sus funcionarios lo hiciera y se le comprobara, de inmediato se le retiraría de la administración.

Este candidato, desde antes de serlo, asumió una serie de compromisos que hasta el momento no ha cumplido, por lo que la confianza de los universitarios, está lejos de estar de su lado, además de tener un agrio carácter y poco trato con los miembros del SPAUAN.

Otro, Humberto Lomelí Payán, es un perdedor empedernido que tiene poca humildad y que al parecer piensa que “se la deben”. Su historia política en forma, inició cuando fue candidato por el PRI a una diputación, la perdió con otro universitario Fredy Castañeda, que militaba entonces en el PRD. Después, quiso ser rector, pero esa misma prepotencia aunada a la poca humildad que ya se mencionó, hizo que la mayoría de los universitarios no lo aceptara para ese cargo. Posteriormente logró con algún tipo de negociación la dirección de la Unidad Académica de Derecho.

Hoy busca con desesperación la dirigencia sindical para resucitar de entre los muertos y volver a aplicarse a la vida política, pero al parecer la tiene cuesta arriba.

Otra candidata, Beatriz Angélica Toscano de la Torre, con mucho respeto, es una persona académicamente preparada, pero definitivamente alejada de la base entre la que busca el voto. Pertenece a un grupo de soñadores que también han intentado llegar a la rectoría, pero que generalmente dejan de lado los problemas comunes de los trabajadores universitarios y se pierden en el intenso análisis de las causas de las universidades en el mundo y en el país.

Como dirían algunos amigos por ahí, a sus compañeros y a ella, “les falta barrio pues”.

En fin, comentarios como “no hay a cuál irle”, “de todos no se hace uno”, “pan con lo mismo” y hasta “para lo que hacen, el que sea”, son escuchados en los pasillos de las unidades académicas de la UAN.

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

COMENTA, NOS INTERESA TU OPINIÓN SOBRE EL ARTÍCULO


NUESTROS OPINADORES

 

 

 

 

 

 

rss

feed-image Entradas del canal electrónico

Free Joomla templates by L.THEME