DESCAPITALIZADO FONDO DE PENSIONES DE LA UAN

>> Si no se aporta más, dentro de cinco años ni todo el presupuesto de la UAN alcanzará para cubrir pago de nómina a jubilados, asegura el director general Sigifredo Quezada. 

¿Qué es el Fondo de Pensiones de la Universidad Autónoma de Nayarit (UAN)?: es un Fondo que garantiza a todo aquel trabajador universitario que al culminar su vida laboral reciba una pensión digna, la cual le permita disfrutar una vida de calidad; dicho Fondo, nace en septiembre de 2002, pero empieza a operar en enero del año 2003, con tres fuentes de financiamiento: Trabajadores universitarios y jubilados; la Universidad, y el Gobierno Federal. 

Lo anterior, fue explicado por Sigifredo Esteban Quezada Montero, Director General del Fondo de Pensiones de la UAN; esto, ante la controversia que tanto ha inquietado a la comunidad universitaria y sociedad nayarita, sobre un posible quebranto al Fondo; en este sentido, el Director detalló, que hay un Comité Técnico encargado de establecer las políticas a seguir en la administración del Fondo y una Comisión de Vigilancia, la cual supervisa que las cuestiones se efectúen de acuerdo a lo establecido. 

El Comité Técnico y la Comisión de Vigilancia, señaló Quezada Montero, que ambos tienen dos representantes del Sindicato de Personal Académico de la UAN (SPAUAN); dos del Sindicato de Empleados y Trabajadores de la UAN (SETUAN); e igualmente, dos representantes de la Administración Central, así como un Director General. 

Conjuntamente, Sigifredo Quezada declaró, que realizó un estudio al Fondo de Pensiones, el cual consistió en analizar toda la información que existe en los archivos del Fondo y también toda aquella información que la propia Universidad tiene respecto al tema, con el objetivo de dar respuesta a grandes interrogantes que han surgido en la vida universitaria.

“Una de las interrogantes son: qué paso con el Fondo, y ver si hay posibles soluciones, por eso hemos indagado bastante para obtener datos, ya que al cierre del año 2018 se tiene un déficit contable de 460 millones de pesos; he trabajado arduamente por seis meses con el apoyo de las autoridades, quienes me han facilitado la información, porque tuvimos que acudir incluso a las nóminas de los jubilados de toda la vida del Fondo, utilizando algunas técnicas de muestreo, haciendo compulsas con el banco, con el fideicomiso administrador del Fondo y otra serie de actividades propias para lograr obtener los datos y llegar a una información útil para poder decir esto fue lo que sucedió con el Fondo”, subrayó Quezada Montero.

De acuerdo con lo anterior expresado, Sigifredo Quezada enfatizó, que tiene tres causas bien identificadas; primero, cuando nace el Fondo queda claramente establecido en el convenio firmado por los sindicatos y la rectoría, de que el trabajador universitario y los jubilados iban a aportar el 10 por ciento de su salario integrado, pero solamente quedó en el seis por ciento.

“Cómo le íbamos a llegar al 10 por ciento, con un incremento del uno por ciento anual hasta llegar a ese 10 por ciento, como esto no se logró, ha significado para el Fondo que no hayan entrado 522 millones de pesos; podemos decir de inmediato que si hubiésemos cumplido lo establecido en el convenio de creación del Fondo no tendríamos el problema financiero que tenemos actualmente”, adicionó el Director General del Fondo de Pensiones.

Respecto a la causa número dos definió, que cuando nació el Fondo ya existía una nómina de jubilados, alrededor de 310 trabajadores administrativos y docentes, nómina que venía cubriendo la Universidad, por acuerdos instituciones se decidió que el Fondo absorbiera esa nómina, lo cual ha representado al cierre del año 2018, un flujo de efectivo neto negativo para el fondo de 350 millones aproximadamente.

Consecutivamente precisó, que la causa número tres se debe a que los recursos que vienen de la federación para apoyar al Fondo de Pensiones dejaron de entrar contablemente a partir del 2010; “quiero precisar que el gobierno federal en promedio enviaba 35 millones de pesos, la etiqueta decía que el destinatario era la UAN para ser aplicado en las reformas estructurales de las universidades públicas estatales, desde el primer peso que enviaron hasta el año 2009, todo ese recurso entraba directamente al Fondo, aunque no dijera así la etiqueta pero nació con ese espíritu, pero a partir del año 2010 ya no entró ese recurso en forma directa al Fondo”, añadió.

Acerca de los recursos que dejó de enviar la federación, Quezada Montero especificó, que esto ha significado que no entraran a la contabilidad del Fondo 349 millones de pesos, y si lo comparamos con lo que la Universidad ha cubierto, el déficit de los 460 millones de pesos, entonces el Fondo le sale debiendo a la UAN.

“Con esas tres causas llegamos alrededor de mil 200 millones de pesos que no entraron al Fondo de Pensiones y que pudieron haber entrado, contra el déficit de 460 millones; el Fondo no tuviera problemas si se hubieran hecho las cosas oportunamente de acuerdo a lo establecido desde el inicio”, puntualizó Sigifredo Quezada.

En relación a las salidas de dinero del Fondo, el Director General afirmó de forma categórica que nunca hubo desviación alguna, ya que para sacar un centavo del Fondo se requiere la firma de los siete integrantes de la Comisión de Vigilancia; “difícilmente un fideicomiso administrador de un Fondo de pensiones se puede prestar a que salga el recurso con un destino distinto a lo establecido en el convenio, te repito categóricamente, sacar del Fondo de pensiones dinero para otros fines definitivamente no, y yo no encontré por más que busqué”, agregó.

Posteriormente, Quezada Montero platicó, que abordó dicha tarea partiendo del hecho que no se pueden estudiar y proponer soluciones al Fondo de Pensiones en forma aislada al problema de la UAN; destacó como una de las razones más importantes, que la Universidad ha venido aportando el 60 por ciento de los ingresos al Fondo.

“Si nosotros los trabajadores no le aportamos más al Fondo y le dejamos toda la responsabilidad a la UAN como ha venido siendo los últimos años, ese déficit de 460 millones de pesos al año 2018 que viene con un crecimiento anual del 22 por ciento, dentro de cinco años se proyecta que el déficit estará alrededor de los mil 900 millones; si nos quedamos así como estamos y no hacemos reforma de fondo, para dentro de cinco años todo el presupuesto de la UAN no va a alcanzar para cubrir la nómina de jubilados”, concluyó Sigifredo Quezada.

0
0
0
s2sdefault

Escribir un comentario

COMENTA, NOS INTERESA TU OPINIÓN SOBRE EL ARTÍCULO


NUESTROS OPINADORES

 

 

 

 

 

 

rss

feed-image Entradas del canal electrónico

Free Joomla templates by L.THEME