LA BIOLOGÍA NOS ENSEÑA MÚLTIPLES ASPECTOS DE LA VIDA

>> Su relación con otras disciplinas, la vuelve fascinante, coinciden los ganadores de la XIII Olimpiada iberoamericana.

>> Eduardo, Leonardo, Adrián y Samuel tienen varias cosas en común: son estudiantes mexicanos, seleccionados nacionales. Redacción

En entrevista con el Conacyt, los ganadores de este certamen comentan qué es lo que más les gusta de la biología, ¿cómo fue su participación en la olimpiada y cuáles son los planes para el futuro?

Eduardo René Jiménez Castañeda

Eduardo René Jiménez Castañeda es originario del estado de Jalisco y obtuvo una medalla de bronce, dice que la biología le gusta sobre todo por el reto que representa al ser una disciplina tan extensa; por su diversidad de temas, la explicación de varios fenómenos y su complejidad; “me ha ayudado a ver el mundo con otros ojos”, afirma.

Respecto a su participación en la Olimpiada dice: “ha sido una experiencia increíble, desde el inicio hasta el final. Representar a México es un honor y sostener la bandera frente a otros estudiantes de Iberoamérica es un gran orgullo”

En cuanto a los exámenes, Eduardo dice que tanto el teórico como el práctico fueron de una dificultad moderada. “Al momento de realizar las pruebas, me sentía preparado, tuvimos buenos entrenamientos”

Actualmente Eduardo estudia la carrera de física en la Universidad de Guadalajara y al término de su licenciatura planea cursar una especialidad en Biofísica, puesto que así estudiaría las dos materias que más le gustan.

Además de dedicarse a la ciencia, Eduardo también quisiera apoyar a otras personas a llegar tan lejos él y considera impartir clases a quienes les interese participar en olimpiadas cómo estás.

“Invito a todos los jóvenes que tengan un interés por la ciencia que no tengan miedo de participar en eventos como éste, la experiencia que se gana, tanto en Biología como para la vida, es valiosísima”.

Eduardo concluye su intervención y señala que la gente solo ve a quienes ganan las medallas, pero siempre hay muchas personas detrás, como amigos, familia y buenos maestros; así como las instituciones que apoyan con recursos.

Leonardo Uriel González Garza

El estado de Nuevo León es el lugar de nacimiento de Leonardo, ganador de la medalla de plata en la XIII Olimpiada dice que de la biología le gusta de la posibilidad de relacionarla con otras disciplinas como la química y la física, pero también con la filosofía o el arte.

“Cuando pensamos en biología, la definición más común es: la ciencia que se encarga del estudio de la vida; pero estamos hablando de lo maravillosa, profunda y enorme que es la vida misma”, explica Leonardo y agrega que, a millones de años del surgimiento de los primeros organismos, hoy en día existen miles de especies desconocidas”.

Además de ganar la medalla de plata en la Olimpiada, Leonardo agradeció la oportunidad de competir en otro país, pues ello le permitió conocer a estudiantes de diferentes culturas y tener el orgullo de representar a México.

“Me sentí pleno. Estoy satisfecho porque los sacrificios que hice para avanzar en las etapas de la Olimpiada de Biología, rindieron frutos y obtuvimos buenos resultados”

Los planes de Leonardo para el futuro están relacionados con su formación académica: graduarse de la licenciatura y cursar uno o más posgrados; además señala que le encantaría participar en programas tan enriquecedores como la Olimpiada de Biología, puesto que son experiencias que aportan conocimientos, destrezas y habilidades, tanto académicas como sociales.

Dice Leonardo que le gustaría retribuir esta experiencia y preparar a los alumnos para este tipo de competencias; “me gustaría poder ayudar a otros jóvenes a tener la misma oportunidad que yo, gracias a la Olimpiada de Biología”.

Adrián Guadalupe Rodríguez Villarreal

Originario del Ejido Jesús María en Linares, Nuevo León, Adrián se convirtió en el estudiante con mejor puntaje en la XIII Olimpiada de Biología y ganador de la medalla de oro, en Cochabamba, Bolivia.

Lo que más le gusta de la biología es entender que los seres vivos no son un conjunto de procesos aislados, conocer la diversidad de organismos, su forma y comportamiento. “Es una ciencia que nos permite apreciar el mundo de forma diferente.”

En la planeación de su futuro, Adrián desea seguir estudiando y convertirse en investigador y generar aportes para la sociedad que se encuentra en constante cambio; conseguir la oportunidad de un intercambio académico e insertarse en el mundo laboral.

Respecto a su participación en esta Olimpiada, Adrián reconoce que los nervios están a flor de piel, pero explica que es parte de los exámenes y la solución consiste en razonar las respuestas, pensar más allá de lo evidente y utilizar el conocimiento adquirido.

“Lograr el puntaje más alto es algo que me emociona mucho, significa que mi esfuerzo en cada una de las etapas anteriores valió la pena y que las horas de estudio tienen su recompensa”, señala Adrián.

Enfatiza que el éxito no es únicamente de una persona y reconoce el apoyo de sus padres, profesores y asesores quienes lo impulsaron para no detenerse.

Samuel Ruiz Pérez

Samuel nació en el Estado de México y obtuvo una medalla de bronce durante la XIII Olimpiada de Biología.

En la entrevista, Samuel destaca que le encanta la amplitud y diversidad de ramas que ofrece la biología. “Me agrada que se pueda investigar desde lo micro hasta lo macro y que no sea ajena a ciencias como la física y química, pero lo que más me gusta son las aplicaciones matemáticas en procesos biológicos y las explicaciones de la naturaleza”.

Luego de terminar la carrera en Biología y estudiar un posgrado en un centro de investigación, Samuel decidirá a qué área dedicarse: “me gustaría trabajar modelos matemáticos en la biología o en un laboratorio de biología molecular”.

Participar en la Olimpiada conlleva experiencias y responsabilidad. Dice Samuel: “Me sentí muy comprometido, debí mostrar el esfuerzo para ser seleccionado y las enseñanzas de los profesores que me apoyaron”.

Explica el estudiante mexiquense que asistir a esta competencia le dio la oportunidad de conocer a otras personas que les interesa el mismo tema, aplicar lo aprendido y dice sentirse muy feliz por el resultado, lo que reafirmó su decisión de estudiar biología.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest