Artículos de Luis Ignacio Palacios

0
0
0
s2sdefault

 

Crónicas Políticas/Política, la batalla que se aproxima

Por Luis Ignacio Palacios 

Los meses se hicieron semanas, y las semanas días; este tiempo del interregno político que transcurre en la entidad, nos revela una singular condición que se deriva por la indefinición política administrativa del gobierno que encabezará en unas cinco semanas Antonio Echevarría García, carecer de vocero, guardar silencio en los temas que le serán torales y no actuar políticamente en la integración de la bancada panista o perredista en la XXXII legislatura que en días tomará posesión.

 Esta condición de inmovilidad política permitió que sin problema alguno se desplegara el talento político acumulado de Manuel Cota, que sin adversario al frente, está desmantelando el equipo de delegados federales que tiene o tuvo el gobernador Roberto Sandoval, para afianzar el suyo. 

Será el candidato derrotado, empero, su fortaleza política ya está anunciándose, resolviendo el enclave de los diputados del aún gobernador en la coordinación de la bancada tricolor, el accionar de las alianzas de Toño en el congreso, tendrá enorme grado de dificultad. 

Porque el recién llegado a la presidencia del CDE del PRI, Enrique Díaz López, trae una agenda la mar de importante, con toda la lógica del verdadero militante, lo primero a que se ha abocado, es la reconstrucción del tejido social de la verdadera militancia del tricolor; recordemos, la clase media baja, la baja, llevan en la sangre el gen priísta, y la generación emergente de muchos profesionistas que son líderes en sus gremios, todos ellos desdeñados en los dos últimos sexenios. 

Y desde luego, que el partido revolucionario institucional cumpla sus funciones sustantivas, las que le establece la ley normativa a todos los institutos políticos del país, importante accionar de cara a la sociedad y a su militancia que estuvo cancelado por el hibridismo de sus últimos dirigentes que solo utilizaron el membrete, sin fortalecer ni reconocer la militancia, ni la presencia social de los liderazgos tradicionales que tiene el tricolor en la entidad. 

De esta manera, se dimensionan los dos frentes, el del gobernador que llega con la carencia de cuadros políticos para actuar en toda la gama de políticas públicas que tiene que desarrollar, merced a la enorme expectativa que generó el ser merecedor del voto del odio, del encono en contra del gobernante que finaliza en el peor escenario político y mediático. 

Y por el otro, el de Manuel Cota que tendrá al menos un año de respaldo del poder presidencial, para apuntalar su quehacer político y partidario de desplegar política para auto afirmarse e imponerle un clima y agenda de interlocución institucional con el nuevo gobernante. 

SABER SER OPOSICIÓN 

Manuel Cota y su alfil Enrique Díaz, no tendrán problema alguno para amansar a los diputados del gobernador que precluye su mandato; y si logran dar el albazo con los diputados de dos mini fracciones, serán la primera minoría y adiós el gobierno de la cámara de diputados para el gobernador electo, una circunstancia política y de inter dependencia con el legislativo que los hombres del próximo ejecutivo al parecer no se han percatado de ello. 

Recordemos, para esta alianza del agua con el aceite, ¿cuál es su funcionalidad..? Los frentes o coaliciones electorales sirven para ganar elecciones, punto. Una vez en el gobierno, manda el gobernador y su partido y los aliados participan de forma complementaria o marginal: en ocasiones algún integrante del partido aliado se incorpora al gabinete; en ocasiones algún programa o iniciativa legislativa se promueve para responder a los convenios de la coalición; pero al final del día manda el partido del candidato ganador. 

En este contexto, quizás uno de los hombres medianamente experimentado y con personalidad política propia, suficiente para ser el próximo jefe de gabinete, Polo Domínguez, está ahorita enfrascado en ser nominado coordinador de la bancada panista para asumir la presidencia del congreso, si es que lo deja la posiblemente nueva primera minoría que puede ser los diputados del PRI. 

Polo, tiene en sus alforjas, la promesa por los compromisos de la alianza, que será candidato al Senado de la república, para recuperar su trasladada ambición de ser el próximo candidato de una nueva posible alianza Pan-Prd, al gobierno de Nayarit en tres años y medio más; circunstancia de muy difícil concreción, dada la distancia de estos años y de la recuperación política del tricolor con la renovada hegemonía que va adquiriendo con el accionar de Manuel Cota, que sin duda se erige como el líder de un priísmo ávido de fortalecer su poder político con su amplia militancia. 

Recordemos la numeralia de los votos de la última elección; por partido político, sigue siendo el tricolor el que más votos recibe. 

Toño Echevarría García, para estas alturas de los prolegómenos a su toma de posesión junto con sus progenitores, deberán sin duda alguna, estar resolviendo el acertijo de formar un buen equipo político para gobernar una entidad a la que llegan con los votos del odio al gobernante y un panismo perredismo ramplón que sacó el conejo de la chistera sin haber hecho una auténtica labor de proselitismo electoral. 

¿Quién será el secretario general de gobierno del próximo gobernador; los subsecretarios jurídicos y de atención ciudadana..?  y ¿quién le garantizará gobernabilidad a su gobierno en el congreso..? y lo nada fácil, ¿quién será el próximo fiscal general..? ¿el secretario de seguridad pública…? Y.., ¿el del sistema estatal anticorrupción..? 

Uff..! con los nombres de los hombres que tiene cerca, no le alcanza… 

Contacto.- Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Escribir un comentario

Utiliza los comentarios para expresar tus ideas, opiniones y hasta contradicciones, siempre y cuando sean dentro del marco del respeto a terceros.


 

Ingresa tu correo electrónico y recibirás las últimas noticias diariamente.

Delivered by FeedBurner